La banca no es inmortal: Bancomer

Escrito por Gabriel Serna Sánchez el .

ImageMarzo 2009. "La banca aguanta hasta que aguanta, a pesar de que en estos momentos está sólida, capitalizada y con buena calidad de sus activos, se debe de tener en cuenta que no es inmortal", señaló Luis Robles Miaja, vicepresidente del Consejo de Administración de BBVA Bancomer.

En entrevista para Crónica, Robles comentó que aunque en estos momentos la crisis económica internacional no llega a su fin, se debe tener en cuenta que existe la posibilidad de que venga "un desastre monumental en los próximos meses, en este caso ya no sería problema de la banca, sino de la economía en general".

En ese sentido, recalcó que aún no es momento para ser pesimistas, ya que es una exageración pensar que el Producto Interno Bruto de México pueda llegar a caer hasta niveles del 4 o 5 por ciento.

"Yo creo que la economía mundial se repondrá, (...) México tiene varios diques que le permiten resistir este tsunami que estamos viendo; si el país logró salir de la crisis de 1995, la cual fue profunda, pienso que no caerá en un problema muy grave, saldrá pronto de ésta, la cual tiene un carácter inédito por ser global", reiteró.

El directivo comentó que en los últimos años, la economía mexicana desarrolló enlaces macroeconómicos sanos y un sistema financiero fuerte, a diferencia de lo que se ve en otros países.

"México no tiene activos tóxicos y desde esa perspectiva esto puede paliar los efectos de la crisis; sin embargo, hay que ver de qué tamaño es el tsunami para ver si los diques aguantan la presión".

En otro tema, Robles Miaja reafirmó que la tentación de resolver los problemas económicos con medidas inmediatas o legislativas puede ser altas; sin embargo, el caso concreto de la medida de tope en tasas de interés por parte de la Cámara de Senadores, es una vía incorrecta para enfrentar la situación.

El directivo comentó que el poner topes a las tasas de interés en tarjetas de crédito podría orillar a las personas a vincularse con la informalidad o, en el peor de los casos, al crimen organizado, ya que "además de hacer sus fechorías, cuentan dinero y no los cobran a tasas razonables".

"El control de precios excluye a personas de escasos recursos de segmentos de crédito formales, ya que se encarecen y provocan que el usuario se vaya al crédito informal, como lo son las casas de empeño o hasta vías ilegales vinculadas con el crimen organizado", dijo.

Los bancos tradicionalmente atendían con el sistema de tarjetas de crédito a segmentos bancarizados y con ingresos altos; en la actualidad, se atiende a familias que antes se financiaban con segmentos no formales.

En ese sentido, Robles aseguró que el gobierno sataniza el tema de tarjetas de crédito, debido a que no toman en cuenta que "más que un problema para las familias mexicanas, es un medio que les permite hacerse de bienes de consumo duradero y eleva el nivel de vida.

"Yo creo que no debemos de satanizar una actividad que ha tenido un enorme impacto en la vida de las familias y la sociedad en general. Sí hay sobreendeudamiento, pero busquemos solucionar este problema y ver la parte buena de la película y no sólo veamos la parte equivocada".

En otro tema, el directivo aseguró que BBVA Bancomer tiene ventajas competitivas sobre Banamex: "Mientras que ellos tienen graves problemas de liquidez, nosotros contamos con una excelente salud financiera en España y estamos bien posicionados en México. Vamos a consolidar el liderazgos en diferentes segmentos".

"En BBVA no hay activos tóxicos, es un banco capitalizado, por lo tanto no ha tenido que salir al mercado a buscar capital, es un banco muy bien reservado que decidió apartar sus reservas en épocas buenas para las épocas malas; tiene mucha liquidez, porque su base de depósitos está bien capitalizada (...) no estamos en la angustia de con qué vamos a fondear los créditos mañana", comentó.

A tan sólo unos días de ocupar el cargo de presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de México (ABM), Robles informó que la necesidad de tener este nuevo puesto se debió a que el titular del organismo no se da abasto con todos los temas que surgen debido a la crisis internacional, por lo que el presidente ejecutivo será el encargado de tratar temas con el congreso, autoridades gubernamentales, la sociedad, medios y líderes de opinión.

Recordó que en tiempos pasados, el presidente de la ABM trataba sólo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), pero en la actualidad los temas importantes deben de ser tratados con autoridades gubernamentales y en general con toda la sociedad.

"Mi mayoría del tiempo será dedicado a atender al gremio y a sus problemas", finalizó.